Gracias por tu visita

jueves, 13 de junio de 2013

13-La descendencia de Don Pedro Galavís Lascano, vecino de Santa Fe de Bogotá

El apellido Lascano aparece indistintamente en diferentes textos como Lezcano, Lazcano o Lascano y el apellido Galavís de su padre aparece también como Galavís, Galabis o Galaviz. La ortografía estuvo al parecer a discreción de los escribanos.
Para una mejor comprensión de los datos ya explicados, muestro los datos genealógicos por ascendencia de Pedro Galavís Lazcano:
Y sobre Graciana de Lezcano este esquema ilustra su origen:
Los nombres de sus legítimos padres aparecen, como ya se ha dicho, en el testamento de Don Pedro Galavís Lazcano:
Vemos entonces que sus padres fueron el Licenciado Cristóbal Rosado Galavís y Graciana de Lezcano, vecinos del Perú.
Existió un homónimo de Pedro Galavís Lazcano con quien no se le debe confundir, llamado Pedro de Galavís y Méndez (curiosamente también ancestro directo de mis hijos por otra rama) natural de Villa de Robledillo de Gata, Ciudad Rodrigo, Extremadura quien fue Capitán de Infantería de los Reales Ejércitos, Alcalde Ordinario de Santa Fé en 1743, Corregidor de Zipaquirá y que pasó al Nuevo Reino de Granada en 1737 en seguimiento de su hermano Juan Galavís, Arzobispo, según aparece en el libro Genealogías de Santa Fe de Bogotá (Tomo IV, pag 227) y en el Archivo General de Indias , donde se encuentra con el nombre de Pedro Pérez Galavís (Pérez es su apellido paterno) dentro de la unidad “Casa de la Contratación” ,en el expediente de Juan Galavís, su hermano.
En el testamento de 1675 de Don Pedro de Galavís y Lascano, primer vecino de Colombia con el apellido Galavís, registrado en Santa Fe de Bogotá, se lee:
“Acompañen mi cuerpo el padre Cura y sacristán de la Iglesia Parrochial de Nta. Señora de las Nieves de donde soy parrochiano con Cruz Alta y sepa que la limosna acostumbrada de mis bienes y todo lo demás del dicho mi entierro y novenario dejo a elección de mis albaceas (…)”
“Declaro que soy casado legítimamente según orden de Nuestra Santa Madre Iglesia con María de la O y durante ntro. Matrimonio hemos tenido y procreado por nuestros hijos legítimos a Pedro, Francisco, Matías, María, Juana y Rosa de Galavís declarados por tales mis hijo legítimos.(…)”




Mapa del Nuevo Reino de Granada, Tierra Firme y Popayan, dibujado por John Ogilby en 1671. En ese momento toda la zona era Capitanía General del Virreinato del Perú y más adelante, en 1717, Santafé de Bogotá sería la Capital del llamado Virreinato de Nueva Granada.

“Para cumplir y pagar este mi testamento mandas y legados nombro por mis albazeas a Francisco García de Galvis y a la dicha María de la O, mi mujer a quien así mismo como tutora y curadora de los dichos mis hijos que fueran menores conforme a derecho para que entren en su poder todos los bienes aquí mencionados (…)

Dibujo de “Santa Fe de Bogotá” de Felipe Guamán Poma de Ayala, pag.. 997 (1005) dentro del capítulo “de este reino y sus ciudades y villas” del libro “Nueva Crónica y Buen Gobierno”, 1615 a 1616.
Francisco García de Galvis puede ser un párroco franciscano que habitó en la Villa de Guaduas en Cundinamarca, a unos 117 Km. de Bogotá, mencionado en la pág. 250 del libro “La Villa de Guaduas” escrito por Alberto Hincapié Espinosa y editado en 1968 por el Banco de la República de Colombia. No veo relación familiar con Pedro de Galavis Lascano.

Vista parcial del mapa dibujado por Willem Janszoon Blaeu en 1640 sobre el Nuevo Reino de Granada y Popayán. Subrayado en rojo, se ubica Santafé de Bogotá.

En cuanto a la Iglesia de las Nieves, en la Página Oficial de la Arquidiócesis de Bogotá se relata este texto:
“La Capilla – Parroquia fue destruida el 22 de Diciembre de 1594 por un incendio, que se atribuyó al cura Cristóbal Rodríguez, a quién se le siguió la causa y se le condenó a prisión no obstante que siempre negó su culpabilidad. Con limosnas debidas a la piedad pública, se reconstruyo la Iglesia en 1596, con techo de teja y dotada de una plaza cedida para el uso público por doña Francisca de Silva, hija del conquistador Juan Muñoz de Collantes en el año 1587. A mediados de 1643, por exigirlo así el aumento del vecindario, procedió a derribar la Iglesia existente y a levantarla de nuevo en proporciones más amplias. El Párroco de las Nieves por aquel entonces Bachiller Jacinto Cuadrado Solamilla, quien hizo también colocar en el centro de la plaza una pila de escaso merito artístico, la cual fue sustituida luego en tiempo de Don Carlos Holguín.
Cual fuese el trazo de la Iglesia construida por el dirigente bachiller, si lo sabemos, pues subsistió con ligeras variantes hasta el año 1922: Una sobria espadaña remataba la fachada en la cual nada había de extraordinario que notar, sino era una copia en yeso de la Virgen de las Nieves que se veneraba en el retablo mayor y que fuera la que trajeron los esposos Bernal, fundadores de la ermita, colocada en una hornacina y velada por unos empolvados cristales.”
Dice Don Iván Florez de Ocariz sobre la Iglesia de la Parroquia Nuestra Señora de las Nieves en su libro “Genealogías del Nuevo Reyno de Granada”, impreso en 1674:

“El Bachiller don Jacinto Cuadrado Solanilla, fue su propietario desde 7 de enero de 1643; acrecentó capillas a su iglesia, desbarató su capilla mayor y la levantó y hermoseó y le puso un gran tabernáculo y ha hecho otros beneficios y aumentos en aquella parroquia.”
Muy probable es el hecho de que Pedro Galavís Lascano lo haya conocido de vista y trato.


Iglesia Parroquial de Las Nieves, Bogotá, Colombia. Fachada principal. Se encuentra en la carrera séptima con calle veinte, en el centro de la Ciudad. Fue reedificada en 1597 después de un incendio donde se quemaron todos los registros parroquiales.


Pedro Galavís Lascano pide en su testamento ser sepultado en la Iglesia de San francisco y amortajado con el hábito de esa órden y solicitó misa cantada con vigilia.





San Francisco de Asís con y su hermano León. Obra del El greco realizada en 1609. Con este hábito pidió ser sepultado Don Pedro Galavís Lascano.


No he tenido acceso a un certificado de origen de nacimiento de Don Pedro Galavís Lascano, pero por todo lo anteriormente expuesto, es muy probable que haya nacido en Trujillo, Perú; aunque en su testamento declare ser español. Es posible que su padre lo haya enviado a estudiar a España y de allá haya llegado a Santa Fe de Bogotá, como se describe en el “curioso relato”. No he tenido acceso tampoco a ningún documento que muestre su fecha de inmigración a Santa Fe, pero supongo que ha podido ser alrededor de 1640 cuando él contaba con unos 25 años de edad. En el catálogo de Pasajeros a Indias del Portal de Archivos Españoles, no aparece su registro.


Vista parcial del mapa de Sudamérica dibujado en París por Nicholas Sanson en 1657 titulado “Amerique meridionale” . Subrayado en rojo de abajo hacia arriba, el recorrido de los Galavís hasta mediado del siglo XVII

Sobre la actividad económica de Don Pedro Galavís Lazcano se entiende que fue comerciante por lo declarado en su testamento, y fue poseedor de varios bienes inmuebles y muebles:
“Iten declaro por mas bienes míos una tienda que tengo en la calle Real de géneros de Castilla y de la tierra que según mi estimación valdrá mil y quinientos pesos más o menos”.
“Iten declaro por más bienes míos una tienda de trato que tengo en la dicha casa de géneros comestibles y otros que valdrá cuatrocientos pesos”
En el Diccionario de la Lengua Castellana, escrito por Manuel Nuñez de Taboada y editado en 1825, se define entre varias acepciones a tienda de trato como:
“La negociación y comercio de géneros y mercaderías, comprando y vendiendo”
Y en el Diccionario histórico del Español de Costa Rica, escrito por Miguel Ángel Quesada Pacheco se encuentra una completa definición de productos de Castilla y de la Tierra, como se empleaban en la colonia, que bien se pueden aplicar a cualquiera de las provincias del continente. Da ejemplos del uso de los términos en los poblados costarricenses de Garcimuñoz y Cártago:



Calle Real de Bogotá (hoy Carrera Séptima) en 1869. Grabado por E. Therond. Esta imagen aparece en el libro La ciudad del tranvía, 1880-1920, por Ricardo Montezuma, Universidad del Rosario, 2008.

“En Costa Rica todavía se da a algunos productos el término adjetivado de Castilla para referirnos a aquellos importados, a los extranjeros: culantro de Castilla, paloma de Castilla, gallinas de Castilla, para citar algunos ejemplos. Esta costumbre proviene de los primeros años de la época colonial.

1-Garcimuñoz, 1562: la tierra es fértil y abundante, e que se coje en muchas partes della maíz casi todo el año; hay muchas plantas e arboles de castilla; es muy buena constelación, suelo e cielo sana por lo que se ha visto.
2-Cartago,1602: que críen gallinas de castilla y de la tierra.
Respecto al origen de esta frase nominal, A. V. Frantzius (1862) ofrece la siguiente explicación:
Una ventaja esencial que ahora contribuyó a la declaración de independencia fue que, mientras que antes sólo a los españoles se les permitía importar mercancías, las cuales deben componerse principalmente de artículos de la madre patria, desde entonces el comercio se abrió a cualquier nación. Todavía hoy en día lleva un número de esos artículos el sobrenombre de “de Castilla”, como por ejemplo aceite, vino, aguardiente, vinagre, cera, jabón, plumas, géneros, etc.
Por su parte Carlos Gagini en 1893 (en el Diccionario de Barbarismos y provincialismos de Costa Rica afirma: “Cera de Castilla” decimos a la blanca, para distinguirla de la que se extrae de los jicotes; “jabón de Castilla” al jabón fino; “arroz de Castilla” al más blanco y mejor desgranado; en una palabra, el complemento de Castilla no significa que estos provienen realmente de aquella tierra, sino que es como a modo de título nobiliario e indicio de buena calidad. La explicación de tan curioso quid pro quo es sencillísima: en tiempo de la dominación española los productos industriales y aun las materias de primera necesidad se traían de la madre patria y como naturalmente eran superiores en calidad a los que en América podían elaborarse, la indicación de su procedencia vino a convertirse en recomendación excelente para los consumidores y distintivo de los productos finos o de buena clase.
También aparece en manuscritos coloniales: adjetivo castellano para referirse a lo importado.
En contraposición a los productos importados, durante la colonia se utilizó, por una parte, el término de la tierra para designar no solo productos nacionales, sino también aspectos o usos regionales:
1-Garcí Muñoz en 1563: lienzos e paños, sayales, frazadas, calado e jerga e armas e ropa de la tierra.”
Volviendo a Pedro Galavís Lazcano, declara también en su testamento estar enfermo, pero no explica su padecimiento. Se entiende por esto la ausencia de su rúbrica.
Declara tener seis hijos legítimos procreados con su esposa María de la O, de los cuales da a entender que Pedro, Francisco, Matías y María son mayores de edad debido a la relación de bienes a ellos repartidos; el resto de los hijos, Juana y Rosa se entienden como menores de edad porque no les da herencia y nombra como tutora de bienes de sus menores hijos a María de la O. Es posible entonces que Juana y Rosa hayan nacido entre 1665 y1674 y Pedro, Francisco, Matías y María entre 1650 y 1665.
En el testamento de su legítima mujer llamada María de la O ella declara haber procreado con su esposo siete hijos. Sobre la diferencia en la cantidad de vástagos, se podría inferir que María de la O estaba embarazada para el momento del fallecimiento de su esposo. A este hijo ausente en el testamento se le dio el nombre de Cristóbal, quien nació en 1675 y a quien pusieron el mismo nombre de su abuelo paterno. Es de destacar que en dicho testamento se muestra al apellido Lazcano o Lezcano como Lascano y así pasará a sus descendientes.
Según los datos extraídos, posiblemente Don Pedro Galavís Lascano contrajo matrimonio con María de la O en el año de 1650 teniendo él unos 35 o 40 años y María de la O unos 20 años de edad.
En el testamento de María de la O, registrado en Santa Fe de Bogotá el 17 de mayo de 1708 ante el escribano Francisco Nicolás Carvallo, la declarante dice que es natural de Santa Fe de Bogotá e hija legítima de Francisco de Malaver y de Bárbara de Torres. Asimismo indica que su padre es natural de Extremadura en España y su madre natural de Santa Fe de Bogotá. Este testamento también fue solicitado por el Ingeniero Hely Galavís Leefmans.
En la base de datos de “Fundación Genealógica Colombiana” (Genealcol) están en línea los datos para solicitud del testamento de Don Juan de Malaver de fecha 1616. Se indican como herederos a Juana Pérez quien asumo que fue su esposa y a Francisco de Malaver; no me caben dudas de que se trate del padre de María de la O, esposo de Bárbara Torres.
Dentro del Archivo General de Indias, dentro de la signatura Pasajeros con fecha 27 de febrero de 1567 está este expediente que se titula:
Alonso Malaver, natural de Villanueva del Fresno, hijo de Alonso Malaver y de María de Bolaños, con sus hijos Catalina, Beatriz, Juan y Francisco, a Cartagena de indias. En el contenido del mismo se indica que Alonso Malaver es viudo de 43 años de edad, Catalina de 20 años, Beatriz de 17 años, Juan de 10 años y Francisco de 7 años de edad. Villanueva del fresno queda en Badajoz, Extremadura.
También dentro del Archivo General de Indias, en la signatura “Indiferente”, con fecha 1568 está el documento titulado:
“Expediente de concesión de licencia para volver a Cartagena a favor de Alonso Malaver, vecino de Cartagena.”



Plano de Cartagena de Indias, en 1690 por Hilario del P. Coronelli

Muy probablemente se trate del mismo Juan de Malaver, nacido en 1558 (hijo de Alonso de Malaver), quien fue padre de Francisco de Malaver.
Sobre María de la O, es conveniente aclarar de “De la O” no es un apellido, es parte del nombre compuesto que se le ha dado a una mujer. En el libro “Las Antífonas de la O”, publicado por el Instituto Superior de Liturgia de Barcelona-España se encuentra el siguiente párrafo:

“(…) las Iglesias de España sintieron la necesidad de volver a la práctica de la Iglesia Romana y de todas las del mundo entero, que solemnizan el 25 de marzo como el día por siempre sagrado de la Anunciación de la Santa Virgen y de la Encarnación del hijo de Dios. Pero durante los primeros siglos, había sido tal la devoción de los pueblos en relación al 18 de Diciembre, que se juzgó necesario conservar un vestigio de la misma. Se dejó, pues, de celebrar en este día –el 18 de Diciembre- la Anunciación de María, pero se orientó la devoción de los fieles hacia la contemplación de esta divina madre en los días que precedieron inmediatamente a su maravilloso parto. Se creó, pues, una nueva fiesta bajo el nombre de la Expectación del Parto de la Santa Virgen. Esta fiesta, que recibe el nombre de “María de la O”, debido a las Antífonas mayores que se cantan estos días y, sobre todo, a la que empieza O Virgo Virginum.”

María de la O (Malaver) dice en su testamento:
“Declaro que fui cassada y velada según orden de ntra. Santa madre Iglesia Catolica Romana con Pedro de Galavís Lascano de cuyo matrimonio hubimos y procreamos por nuestros hijos lexitimos a Pedro, Francisco, Christobal, Matias, Maria, Juan y Rosa Galavís Lascano. La primera mujer (María) mujer lexitima de Alonso de Llanos y la otra Juana mujer lexitima del Gobernador Don Juan Marrufo y Negrón y cuando fallecieron los dichos mis hijos (Pedro, Francisco, Christobal, Mathias) solo los dichos Pedro y Francisco Galavís Lascano dejaron muchos hijos lexitimos que vienen declarados por mis nietos.”
“(…) y para cumplir y pagar este mi testamento y lo en él contenido dejo nombrado por mi albazea al dicho Gobernador Don Juan Marrufo Negrón, asimismo mi hierno “


Nuestra Señora de la O. Grabado que se venera en la Iglesia de San Luis, en Madrid.



María de la O no nombra en su testamento a sus nietos ni especifica quienes fueron las esposas de sus hijos varones casados. Su hija Juana sí tuvo hijos quienes quizá fallecieron infantes antes del testamento de María de la O.
María de la O pide en su testamento ser sepultada en la Iglesia de San Francisco y vestir el hábito de esa orden.


Santa Clara de Asís, religiosa italiana fundadora de la segunda Orden Franciscana o hermanas Clarisas. Con este hábito pidió ser sepultada María de la O Malaver de Galavís.
Antes de seguir adelante y para no perder la línea de los datos explicados, veamos el esquema de los ancestros de María de la O:



Sobre Juan Marrufo Negrón, la publicación volumen 63 de la Biblioteca de Historia nacional de Colombia, dice sobre él que nació en Cádiz (España) en 1660, hijo legítimo de Don Pedro Marrufo Negrón y de Doña Inés de Lara Bustos y Ulloa y textualmente se lee:
“Sentó plaza de soldado en una de las compañías de dotación del presidio de Panamá, en la que continuó por 5 años, haciendo varias salidas contra los piratas, en la última de las cuales cayó en manos de aquéllos. Hizo una entrada en el Darién (Panamá), en compañía del obispo don Lucas Fernández de Piedrahita. Trasladado al Nuevo Reino, residía en Santafé de Bogotá en 1690. Se casó con Juana Galavís y Lezcano, a cuyo favor otorgó recibo de dote ante el escribano Esteban Gallo. Obtuvo el nombramiento de Gobernador y Capitán General de San Faustino, en virtud de capitulaciones, que cumplió. En seguida, el presidente de la Real Audiencia le designó para gobernador de Neiva, cargo que Marrufo desempeñó satisfactoriamente, y en consecuencia salió bien librado en la residencia que se le siguió .Murió Marrufo en Santafé el 13 de junio de 1727”.
Resulta curioso que Juana haya tomado para ella los dos apellidos de su progenitor.
Juana Galavís Lascano y Malaver nació aproximadamente en 1665. Tuvo con Juan Marrufo y Negrón a sus hijas Águeda, Margarita (bautizada en Santafé de Bogotá el 12 de Junio de 1695) y Magdalena, nacidas en Santa Fe de Bogotá alrededor de 1695. No he realizado seguimiento a esta descendencia porque el apellido Galavís en esta rama desaparece, pero al parecer fallecieron antes de 1708.
Sobre María Galavís Lascano y Malaver, nació alrededor de 1655 y era mayor de edad al momento del registro del testamento de su padre Pedro Galavís Lazcano. De su esposo Alonso de Llanos no tengo datos de su origen, pero pudo haber nacido en 1635 y falleció en Santa fe de Bogotá el 17 de Noviembre de 1709. Este matrimonio no tuvo descendencia. El el libro primero de defunciones de la Parroquia Las Nieves de Santafé de Bogotá aparece el registro de Vicenta, fallecida el 27 de Febrero de 1721, esclava que fue de María Galavís.
Sobre Cristóbal y Rosa Galavís Lascano y Malaver no he conseguido datos relevantes. Nacieron aproximadamente en 1675 y fallecieron antes de 1708. Al parecer no testaron y como indicó María de la O en su testamento, no tuvieron descendencia.
Sobre Matías Galavís Lascano y Malaver, nació alrededor de 1650, su madre nombra los bienes a él dejados en su testamento .Se casó con Juana Pérez Cano y falleció en Bogotá el 24 de Agosto de 1698. Como indica su progenitora, no tuvieron sucesión.
Sobre los hermanos Pedro y Francisco Galavís Lascano y Malaver , hablaré en los capítulos 14 y 15.

No hay comentarios:

Publicar un comentario